Borrar
Ángel Morro posa con el escudo del equipo. CEDIDA
«Los entrenadores pasamos, pero el club siempre queda»

«Los entrenadores pasamos, pero el club siempre queda»

Ángel Morro, míster del conjunto corchero deja los mandos tras dos temporadas

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 29 de abril 2024, 11:16

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ángel Morro lleva toda una vida ligada al Club Polideportivo Sanvicenteño. En todos estos años ha sido jugador, entrenador y aficionado del conjunto corchero.

La pasada temporada comenzó su andadura como entrenador del Sanvi, que se encuentra en Primera División Extremeña, y tras una campaña con sensaciones alegres y amargas, Morro deja el equipo. En esta entrevista habla de como ha vivido esta experiencia, del equipo, la plantilla y del futuro.

–El Sanvicenteño ha sido tu primer equipo como entrenador. ¿Cuáles han sido tus sensaciones?

–Sí, el Sanvi ha sido mi primer equipo y mi primera experiencia como entrenador de un equipo senior. Las sensaciones a lo largo de estas dos temporadas han sido un poco contradictorias, te vas encontrando muchas situaciones en el día a día, unas buenas y otras no tan buenas. Pero sinceramente, contento, muy contento con el trabajo realizado y no tanto con el resultado.

La rutina, preparar entrenamientos, partidos, analizar rivales, gestionar un grupo…, todo ese proceso es precioso. Hay gente que dice que es bueno desconectar, pero ¿por qué desconectar de algo que me apasiona?

Estoy agradecido por el cuerpo técnico que he tenido estas dos temporadas, Juanma, Segu y David, junto a Sami Carrillo. Aprovecho estas líneas para destacar su labor y aguante hacia mi, al igual que a la directiva por dejarme trabajar tranquilamente.

–¿Qué valoración haces de la temporada?

–Mi cabeza siempre se va a lo mismo. En un primer momento, no hemos conseguido el objetivo de meternos entre los cuatro primeros que era nuestro fin. Queríamos que el equipo regresase a Tercera y luchase por ello. En cuanto a los resultados, la valoración es negativa. Soy el principal responsable de ello, no me escondo de nada, a pesar de que tengo gente muy cercana a mí que me «riñe» por este pensamiento. 

–¿Cómo ha sido el trabajo con la plantilla?

–La valoración es positiva. Creo que se han dado distintas situaciones que no han permitido entrenar al equipo como debería de haber sido. 

Me gusta ser profesional en todo lo que hago y este mensaje no llegó a todos por igual. Espero haber sacado lo mejor de cada uno y creo que en muchos de ellos así ha sido. Mi relación con la plantilla considero que ha sido muy buena, nunca hemos ido a hacer daño a nadie y espero que nadie sienta eso. Siempre he querido mirar por el equipo en todo momento, a veces con aciertos y a veces con fallos, pero desde la posición del entrenador hay que tomar decisiones constantemente.

–Si el equipo continúa en la misma línea, acabará la temporada ocupando posición en mitad de la tabla. ¿Este es el resultado que esperaba?

–No. Me hubiese gustado que el resultado hubiese sido otro y haber podido vivir junto a mis jugadores, cuerpo técnico, directiva y afición (especialmente familiares, niños y aficionados que sienten esto de verdad) unos play offs y partidos preciosos de eliminatorias, pero bueno, esto es fútbol y ojalá el Sanvi lo pueda conseguir más adelante.

–Conoce bien el equipo, ha sido jugador y entrenador. ¿Qué ha sido lo más gratificante de estar vinculado en diferentes facetas con el Sanvi?

–Lo mejor, representar a San Vicente, mi pueblo, defender el escudo del Sanvi, sudar la camiseta blanca y dejarlo todo desde la soledad que tiene el entrenador en el banquillo, pero  me gusta esa sensación.

También quiero destacar a las personas que he conocido en el camino, que saben que pueden contar conmigo para lo que necesiten. Haber vivido todas las situaciones, ganar, perder, jugar, no jugar…, permiten que haya adquirido valores y conocimientos que puedo inculcar a los más pequeños.

–Tras una temporada como entrenador, dejas el equipo. ¿Significa esto un adiós?

–Pues sinceramente, no sé si será un adiós o un hasta luego, como se suele decir, eso lo dirá el tiempo, nunca voy a cerrar las puertas a nada. Lo que sí tengo clarísimo es que no hay nadie imprescindible en ningún sitio y que el club debe de estar por encima de todo. Nosotros pasamos, pero el club siempre queda. Me he dejado la piel para conseguir los objetivos, son muchas horas de trabajo de las que no me arrepiento lo más mínimo, porque esto es una pasión que lleva conmigo toda una vida, antes como jugador y ahora como entrenador.

–¿Tiene ya alguna oferta?

–No, ninguna, si llega algo, pues todo se valorará detenidamente y, en caso de no llegar nada, pues a disfrutar como aficionado de este deporte y seguir ligado quizás desde un punto de vista formativo, que esa puerta sí la tengo abierta y me atrae mucho, la verdad.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios