Una de las alfombras que más ha gustado a vecinos y visitantes. /gloria JOver

Una de las alfombras que más ha gustado a vecinos y visitantes. / gloria JOver

Corpus Christi 2022

San Vicente de Alcántara llena de color su día grande

Los sanvicenteños engalanan sus calles con majestuosas y kilométricos tapices en su fiesta de interés turístico regional

Gloria Jover
GLORIA JOVER

Ayer domingo la Ciudad del Corcho se llenó de bullicio, color y alegría para celebrar el Corpus Christi, fiesta de interés turístico regional desde el 2011. Miles de visitantes y lugareños pudieron disfrutar del proceso de creación de las tradicionales alfombras kilométricas que han vestido la localidad.

Confeccionadas desde la noche anterior y desde bien entrada la madrugada, los sanvicenteños salieron a las calles para trazar y pintar los dibujos que posteriormente rellenaron con serrín, virutas de madera y sal, todos tintados artesanalmente. Los majestuosos y llamativos tapices han engalanado un total de siete calles y dos plazas del municipio por donde ha transcurrido el recorrido procesional acogiendo el paso del Santísimo, acompañado por los niños y niñas que han hecho la comunión este año.

Mensaje de paz

Este año han primado los diseños florales y diferentes representaciones religiosas. Una de las alfombras recogía un mensaje de paz para la guerra de Ucrania, y como novedad, representaron el escudo de la localidad y una decoración con elementos en relieve.

La procesión comenzó, con la salida desde la iglesia parroquial de San Vicente Mártir, donde autoridades locales y eclesiásticas junto a los niños pasearon por los tapices haciendo honor a la esencia de esta festividad, su arte efímero.

Arte efímero

Se trata de una cita ineludible para los sanvicenteños, turistas y curiosos, donde se pone en valor el trabajo arduo el de los vecinos durante los preparativos y durante el día grande, pues la organización vecinal y la Asociación de Amigos del Corpus, son los protagonistas en la elaboración de las alfombras.

Las semanas previas a la fecha decenas de vecinos se dedican a teñir el material que debe estar listo para rellenar las alfombras en la mañana del domingo.

Sin embargo, los trabajos en la calle comienzan en la tarde del sábado, momento en el que los vecinos comienzan a plasmar sobre el firme, a golpe de tiza y pintura, los dibujos que en la madrugada del domingo empezarán a convertirse en obras de arte efímero, pues todo quedará destruido al paso de la procesión.